Sus Primeras Calles

 

Sus Primeras Calles 

              Se comisionó al Alférez de Navío Don Félix Bouyón para el trazado de la población. El día 24 empezó el deslinde de los solares y tomando como punto de partida la majagua que aquí había, trazó esta manzana limitada por las Calles San Carlos, San Fernando, Santa Isabel y Merlín (hoy San Luis). Esta primera manzana fue reservada para plaza de armas con el nombre de Plaza Ramírez, en honor del Intendente Don Alejandro Ramírez, que con tanto entusiasmo había favorecido la obra de De Clouet. La otra manzana que completa actualmente este Parque (hoy Parque Martí), es decir, la limitada por las Calles San Carlos, San Fernando, San Luis o Merlín y Bouyón, se había reservado para levantar los edificios de la Aduana y otras oficinas publicas, pero posteriormente se varío su destino.

              Alrededor de la primera manzana, se trazaron dos calles más al Norte, dos al Sur, dos al Este y dos al Oeste, de modo que el hito de bronce de la roseta que esta hoy en día donde antes estaba la Majagua, señala exactamente el centro del primitivo poblado Fernandina de Jagua, que estaba formado por veinticinco manzanas y doce calles, que eran de Norte a Sur: Santa Elena, Santa Cruz, San Carlos, San Fernando, del Carmen o Argüelles y Santa Clara; y de Este a Oeste: Hourruitiner, De Clouet, Santa Isabel, Merlín (hoy San Luis), Bouyón y Velazco.

              Al trazar esta primera manzana, Don Félix Bouyón orientó las calles San Isabel y Merlín exactamente hacia el Norte magnético, es decir, al señalado por la brújula, no al Norte astronómico, que hubiera sido necesario determinar mediante complicadas observaciones astrales. Y como las calles Hourruitiner, de Clouet, Bouyón, Velazco se trazaron exactamente paralelas a aquellas, todas estas calles, y las que se trazaron después al irse ensanchando la Ciudad, están perfectamente orientadas de Norte a Sur.

              Las seis calles transversales, de Santa Elena a Santa Clara, se trazaron cortando perpendicularmente las primeras, por lo que están orientadas perfectamente de Este a Oeste. Como el rumbo magnético varía ligeramente con el tiempo, unas veces hacia el Este y otras hacia el oeste, según la época del año y también por otras circunstancias astronómicas, se explica que en algunos planos, hechos en fechas distantes entre sí, no aparezcan las calles exactamente orientadas de Norte a Sur, aunque las variaciones son casi imperceptibles, no pasando nunca de un grado.  

              El trazado de nuestras calles, anchas y en perfectos escaques dentro de la más clásica tradición romana y tomista, fue como una premonición del papel de moderna racionalidad que la ciudad jugaría en la historia de Cuba. Llena de apellidos franceses de antiguos pobladores de Luisiana y una enorme migración catalana, ha de tener un impresionante desarrollo  económico y cultural que en muchos aspectos será el segundo de Cuba.

Felix Bouyon y Túrner

              Nació en Cartagena España en 1786 y murió en Cienfuegos, el 8 de febrero de 1853. Era hijo del brigadier de marina Don Honorato de Bouyón. En 1819 fue comisionado para reconocer la bahía de Jagua y hacer el plano de la península de Majagua, donde se levantaría la futura población. El 22 de enero de 1825, al ser creada la comandancia de marina y ayudantía de matrículas del puerto de Jagua, fue nombrado para dichos cargos. Poseía un archivo, con muchos datos, respecto a los primeros tiempos de la colonia.

 

El primer año -1819-

Cienfuegos en 1820

Cienfuegos

 

<<VOLVER>>