GENTE MIA II "Lourdes y Luisa"

 

GENTE MIA II "Lourdes y Luisa"

 

Hay quien tiene un buen Laurosse a mano, o quizás una enciclopedia, o más: toda una biblioteca para buscar ayudas. Yo agradezco que ETECSA me permita poseer un teléfono, y entonces cuando alguna duda me ronda entre palabras, llamo a Lourdes. Me doy dos gustazos: el de aclarar mi duda y el de conversar un par de minutos con una mujer tan agradable y amable.


A Lourdes Díaz Canto la conocí por el Boletín Literario “Mercedes Matamoros” que editaba la Dirección Municipal de Cultura en la década de los ochenta. Ella era el alma de aquella publicación y mientras muchos escritores iban de reunión en reunión pidiendo espacios para escribir, Lourdes se volvía loca buscando trabajos para el boletín. Luego coincidimos en los Festivales de música infantil, donde casi siempre había alguna obra suya compitiendo o sencillamente era parte del jurado.


Siempre he pensado que Lourdes es una cienfueguera excepcional. Uno habla con ella y tal parece que trae las respuestas a flor de piel. No anda con rodeos ni falsos argumentos en aras de una no menos falsa educación. Ella sabe decirte que donde dice A debe decir B porque sabe que es así y punto.


Es lo que me pasa con Luisa pero desde otro ángulo, desde el mundo de la música. Claro, Luisa es otra mujer. Es ante todo una de esas hormiguitas que tiene el mundo que nunca descansa. No sé cuántos alumnos niños, jóvenes, adultos y ancianos, han pasado por la “escuela”, si, aulas de Luisa. Y creo que ninguno de los muchos que son lo lamenten. Siempre digo que Luisa es como Francisca, la del cuento de Onelio Jorge Cardoso, la de la muerte, que para el caso sería Luisa la de la vida.


Luisa es de esas personas que pagaría para que le permitieran trabajar. No me la imagino sentada en un sillón viendo pasar el tiempo. Lourdes y Luisa son dos mujeres a las que Cienfuegos debe mucho. A una le hice una canción y a la otra una décima, y no quisiera cerrar estas palabras sin transcribir tales homenajes. Con ellos, más que todo, agradezco mucho a la vida el haberme permitido vivir a la par de tan extraordinarios seres humanos.

 

Lourdes
Con agujas de bondad
Y algún verso a flor de piel
Lourdes le cose al papel
Mariposas sin edad
Y así va por mi ciudad
Para suerte, por saber
Que puede un atardecer
Celebrar en la bahía
Su novia con la poesía
Si lo escribe esta mujer



Canción a Luisa

Luisa tiene un amor de mariposas
Sobrevolando el jardín de su acordeón
Luisa tiene de ceiba alta y frondosa
y de canción.
Luisa viene del sol, paso a pasito
Con tanto niño en el coro de su voz
Y tanto anciano y amor casi infinito
Y tanto Dios
Luisa de mi ciudad, quiéreme mucho
Que son tantos a amar que no se cuándo
Haces cantar al mar, que yo lo escucho
Y qué bonito así
Luisa de mi ciudad, mira qué flores
Le supiste sembrar al calendario
No te salvas de estar en mis amores
Luisa de mi ciudad.

 

Publicado por Novo el 28-08-2002

Tomado de: Azurina Portal de la Cultura en Cienfuegos. http://www.azurina.cult.cu

 

Gente Mía I Don Nicolás Salvador Acea y de los Ríos  "Acea, el Benefactor"
 

<<VOLVER>>