Diccionario Bibliográfico Cienfueguero - E -
E

Diccionario Bibliográfico Cienfueguero

Luis J. Bustamante. 1931

 

 

ECHEMENDIA, Ambrosio.- Poeta de la raza negra que publicó sus versos con el seudómino de Máximo Hero de Neiba. Nació en trinidad, el año 1843 y vino a Cienfuegos, traído por el Lcdo. Don Fernando Echemendía, cuando tenía 22 años de edad. Publicó, en su Ciudad natal, un tomo de poesías titulado “Murmurios del Tallaba”. En Cienfuegos se dio a conocer por sus felices disposiciones para la versificación. En 1865 fue munumitido por suscripción popular.

 

ECHEMENDIA, Don  Diego Andrés. Escribano Público.- El 23 de diciembre de 1867, vino a regentear la Escribanía perteneciente a los menores hijos de Don Ramón Hernández de medina.

 

ECHEMENDIA y Flores,  Lcdo. Diego Manuel. Abogado.- Nació en trinidad, el 28 de julio de 1862 y falleció en Cienfuegos, el 7 de abril de 1981. El 28 de febrero de 1887, fue elegido Vice-Secretario de la Junta Local del Partido Autonomista. Era un abogado notable. Su muerte fue muy sentida.

 

ECHEMENDIA, Muñoz, Fernando. Abogado.- Nació en Trinidad, el 6 de diciembre de 1816, y murió en New York, el 19 de octubre de 1875. A los 8 años fue enviado a un Colegio de los Estados Unidos donde permaneció hasta el año 1827, que regresó a Trinidad. En el año 1836, obtuvo el grado de Bachiller en Derecho del Seminario de Abogado en la Academia de Jurisprudencia de Puerto Príncipe. Estableció su bufete en su Ciudad natal. En 1852, sufrió persecuciones por sus ideas a favor de la Independencia de Cuba. En 1859 trasladó su residencia a Cienfuegos donde abrió su bufete. En 1864 fomentó el Ingenio “La Floresta,” abandonando entonces su carrera para dedicarse a la explotación de la mencionada finca. Al comenzar la guerra de 1868, se vió precisado a emigrar a los Estados Unidos, donde lo sorprendió la muerte. Colaboró, entre otros periódicos, en “El Telégrafo” de esta Ciudad.

 

ECHEVARRIA, Don Luis M. de.- Desempeñaba en 1856, la Administración de la Aduana de Cienfuegos cuando el excelentísimo Sr. Superintendente Gral. De Hacienda elevó a primera clase la categoría de aquella dependencia, que hasta entonces fue de segunda. Con tal motivo lo sustituyó, el 18 de enero de ese mismo año, el Sr. Don Antonio Rojas.

 

ECHEVEITE Villaverde, Dr.  Juan Antonio.  Abogado.- Nació en Santa Isabel de las Lajas, el 22 de diciembre de 1893 y reside en Cienfuegos desde el 1907. Se recibió de Dr. En Derecho Civil, en 1915. El 20 de diciembre de 1918, fue elegido Concejal del Ayuntamiento de Cienfuegos, ocupando la Presidencia del mismo. Desde el 3 de agosto de 1920 a 22 de abril de 1921, desempeñó la Alcaldía Municipal por corresponderle de acuerdo con la Ley.  Actualmente (1930) tiene su bufete abierto en esta Ciudad , donde cuenta con numerosa clientela. Es orador fácil y conceptuoso. Ha colaborado en distintos periódicos y revista de Cuba y tiene escrita una obra (inédita) sobre asuntos de su profesión.

 

EDO y Llop, Don Enrique.- Nació en Valencia, España, en 1837 y falleció en Cienfuegos, el 14 de noviembre de 1913. Muy joven vino a Cuba y al poco tiempo se trasladó a Cienfuegos, dedicándose a trabajar en los bufetes de varios abogados. Publicó en esta Ciudad, los siguientes periódicos. En 1862 “El Chismoso,” semanario festivo primero de ese género de la Villa; en 1866, “El Fomento” y “Telégrafo.” El 1ro de enero de 1867, “El Comercio,” órgano del Partido de las Reformas, que se imprimió con prensa de máquina, la primera que hubo en esta población y que tuvo servicio telegráfico. Ese periódico fue suspendido por orden gubernativa, en 1869, a causa de sus campañas para que se le concediese más libertades a Cuba. Publicó varios libretos para el teatro, con bastante, éxito pero la obra que merece la gratitud de Cienfuegos fue su “Memoria Histórica,” publicada por primera vez, en 1962 y por segunda, 1888. Gracias a la laboriosidad, cultura y amor a Cienfuegos que tenía Don Enrique Edo, contamos con esa obra que si no es completa y adolece de los efectos naturales de aquella época, en cambio demuestra que el autor poseía un amplio espíritu liberal y que procuró, en lo posible despojarse de pasiones al publicar tan interesante libro. En el Paseo de la Independencia, tramo comprendido entre San Carlos y San Fernando, se erigió un monumento  a su memoria, en cuyo pedestal aparece la siguiente inscripción: “la Ciudad de Cienfuegos al batallador periodista e historiador Don Enrique Edo y Llop.” Don Francisco Calcagno en su “Diccionario Biográfico Cubano” cita a Don Enrique Edo.

 

ENTENZA y Méndez, Juan José.- Nació en Cienfuegos el 5 de febrero de 1863 y falleció en la Habana, el 30 de diciembre de 1914. Sus restos descansan en el Cementerio de esta Ciudad. El 2 de octubre de 1908 fue electo Concejal del Ayuntamiento. Durante varios años ocupó el cargo de Vice-Cónsul inglés en esta Ciudad. Fue Secretario del Cuerpo de Bomberos, y miembro preeminente de la Cruz Roja y de la logia Masónica “Fernandina de Jagua.”

 

ESCANAVERINO de Linares, Ginés. Maestro de Instrucción Primaria Superior.- Nació en la Habana, el 25 de  enero de 1834 y murió en Santiago de Cuba el 15 de junio de 1908. Durante su primera juventud fue periodista. Fundó una Sociedad, con Bartolomé Masó, para adquirir una Imprenta y publicar el periódico “El Comercio,” en Manzanillo, primero que vió la luz en esa Ciudad (1859.) Fundador, en sociedad con José María Aguirre de “La Regeneración,” primer periódico publicado en Bayamo (1860.) En 1867, ingresó en el Magisterio y obtuvo, por oposición, el Colegio Superior de San Cristóbal (Pinar del Río) hasta 1874, que pasó a Santa Isabel de las Lajas con el mimo cargo. De 1875 a 1898, fue Director de la Escuela del Término de Cienfuegos, titulada “Santo Domingo,” Durante los 23 años que ejerció en esta Ciudad, educó una generación muy brillante, que fue factor de gran importancia en la Guerra de Independencia. Sus métodos pedagógicos fueron muy originales y valiosos, mereciendo siempre las más alta consideraciones de toda la sociedad y, muy especialmente, de sus discípulos. Como premio a su labor inteligente, le fue concedido el título de Caballero de la Real Orden de Isabel la Católica (1894.) De Cienfuegos se trasladó, como Maestro, a Santiago de Cuba, donde lo sorprendió la muerte rodeado del respeto y consideración de toda aquella sociedad. En esta Ciudad publicó un “Compendio del Sistema Métrico Decimal” Imprenta Muñiz. También publicó un tomo de versos con el título de “Brisas del Damují” y algunas comedias, novelas, cuentos y artículos de costumbres cubanas.

 

ESCARZA, Sotero. Hacendado, dueño del Central “Portugalete.”.- En 1861 fue electo Regidor del Ayuntamiento de Cienfuegos, y en 1864, reelecto para el mismo cargo e igualmente fue electo en 1875. En 1878, Concejal, siendo designado Tercer Teniente Alcalde. En 1880, Segundo Teniente Alcalde. En 1872 contribuyó con 500 pesos al arreglo de los caminos vecinales.

 

ESCARRA, Br.  Don Santiago M.  Escribano Público.- Habiéndose creado, en marzo de 1843, la tercera Escribanía pública, fue nombrado para desempeñarla.

 

ESCOBAR, Dr. Fernando. Médico.- En 1895 fue uno de los fundadores del Club Revolucionario “Panchito Gómez” al que perteneció hasta la terminación de la Guerra de Independencia. En febrero de 1899, fue nombrado Médico Municipal.

 

ESCOBAR y Castro, Lcdo.  Don Fernando.  Abogado.- Fue nombrado Promotor Fiscal de la Alcaldía Mayor por R.O. de 27 de agosto de 1863, en sustitución de Don Casiano Ibáñez, y tomó posesión el 10 de diciembre del propio año. En 1864 agitó, con vivo entusiasmo, la idea de establecer en Cienfuegos, un Colegio de Segunda Enseñanza, incorporado a la Universidad de la Habana y con este fin provocó una reunión de personas influyentes dela localidad, en la morada del Lcdo. Don José Gregorio Díaz de Villegas, donde se acordó llevar a cabo tan laudable propósito, mediante la creación de un capital de 50,000 pesos, por acciones. La idea del Lcdo. Escobar fracasó. Permutó su puesto con el  de igual cargo en el Juzgado de Trinidad (1866). Vuelto a Cienfuegos, donde ejercía la abogacía, fue preso, el 10 de febrero de 1868, junto con cincuenta vecinos más acusados de infidentes. Conducidos a la Cabaña, se salvó de ir al presidio de Ceuta, por su amistad con el General español Don Francisco Serrano. Regente del reino, casado con una distinguida dama de Trinidad. El 1883, era Presidente de la Academia de Jurisprudencia de Cienfuegos. Publicó en esta Ciudad, por el año 1888, un volumen de 187 páginas titulado “Las Naciones ante el Impuesto,” que era un ensayo crítico sobre la legislación fiscal. La obra que se había escrito a instancia de algunos ganaderos de Cienfuegos, fue dedicada al Congreso Español y a la Conferencia que se reunió ese año en Londres, para tratar de la abolición de las primas a la exportación de azúcar.

 

ESCOTO, Don Fernando.- En julio de 1853, resultó electo Secretario de la Sociedad Filarmónica, institución de recreo nacida en 1849 de la fusión de las dos sociedades “Recreo” y “Liceo Artístico” que entonces existían.

 

ESPIN, Don Diego.- Era uno de los principales vecinos y terratenientes de la Colonia Fernandina de Jagua en el año 1821.

 

Calzada Real de Dolores

ESQUEMBRE y Guzmán, Don Francisco.  Presbítero.- Nació en Santiago de Cuba el año 1839 y murió, fusilado en Cienfuegos, el día 30 de abril de 1870. Era Cura Párroco de poblado de Yaguaramas, cuando fue puesto preso bajo la acusación de haber bendecido una bandera cubana para los revolucionarios que combatían contra la Metrópoli, aunque se supone que el verdadero móvil de sus  acusadores fue despojarlo de los bienes que, con su trabajo, había ahorrado. Juzgado por un Consejo de Guerra, fue condenado a muerte y pasado por las armas, el 30 de abril de 1870, a las siete de la mañana, en la playa de Marsillán. Se afirma que en el acto de su ejecución protestó de su inocencia aplazando a sus acusadores para ante el juicio de  Dios en el Valle de Josefat. Poco después del fusilamiento ocurrió un eclipse e sol que impresionó grandemente a las clases populares.

 

ESQUERRA y Rodríguez, Higinio.  General del Ejército Libertador.- Nació en la Finca “La Lima,” Santa Clara, el 11 de enero de 1857, y murió en Cienfuegos, el 19 de noviembre de 1914. Durante su primera juventud se dedicó a las faenas agrícolas. En 1883, a causas de sus actividades revolucionarias, fue perseguido por el Gobierno español, teniendo necesidad de trasladarse a los Estados Unidos, y de allí a Santo Domingo, donde trabajó en la Agricultura y en explotación de unos bosques. Regresó, en 1886, confiado en la palabra del Cónsul español, que le ofreció garantías, si regresaba a su  país. Fue a residir a Remedios y al no aceptar las proposiciones que le hicieron para su ingreso en las Milicias, lo redujeron a prisión por espacio de cuatro años, y al fin, fue puesto en libertad. En noviembre de 1893, obedeciendo órdenes del ciudadano Federico Zayas, dadas en representación de Martí y Máximo Gómez, su sublevó en Santa Isabel de las Lajas, al mando de ciento diez hombres. Esas fuerzas fueron perseguidas activamente y el fracaso de esa intentona hizo que el General Ezquerra se embarcara para los Estados Unidos, en febrero de 1894. En Cayo Hueso se puso a las órdenes de los Generales S. Sánchez y Roloff, prestando sus servicios en la organización de expediciones. Vino a Cuba, desembarcando en Puerto Caney, Sancti Spíritus, el 25 de julio de 1895. El,General Roloff le concedió el grado de Capitán el mismo día del desembarco. El 18 de diciembre de 1895, el General Maceo lo ascendió a Comandante. El 12 de febrero de 1896, el General Serafín Sánchez lo ascendió a Teniente Coronel. El 24 de enero de 1897, el General Máximo Gómez lo ascendió a Coronel, y el 20 de junio de 1898, el Presidente de la República en Armas, por acuerdo del Conejo de Gobierno, lo ascendió a General de Brigada, siendo destinado a mandar la de Cienfuegos, la que organizó brillantemente con los Regimientos “Yaguaramas” y “Cienfuegos,” terminado la guerra al frente de la referida Brigada. El 24 de febrero de 1899, con la fuerzas de su mando, hizo su entrada triunfar en la Ciudad, que fue celebrada con delirante entusiasmo. Poco después fue nombrado Jefe del Distrito de la Policía Rural de la Provincia de Santa Clara, cargo que renunció más tarde para dedicarse al fomento de varias colonias de caña. El 1ro de julio de 1901, fue elegido Primer Tendiente Alcalde de este Municipio y el 10 de agosto del mismo año, ocupó el cargo de Alcalde Municipal, en sustitución del Coronel García Vieta,  que renunció. El 3 de septiembre de 1902, abandonó la Alcaldía para  ocupar la Presidencia de la Sub-Comisión Revisora de las listas del Cuarto Cuerpo del Ejército Libertador. El 11 de abril de 1903, fue nombrado Teniente Coronel de la Guardia Rural, cargo que renunció el primero de julio de 1905. El 30 de enero de 1909, ingresó de nuevo en las fuerzas armadas, con el grado de Coronel, ocupando la Jefatura del Regimiento Número 2, destacado en Santa Clara. Se retiró del servicio de las armas, en el año 1913, dedicándose a la explotación de su Finca .Murió rodeado del respeto, el cariño y la consideración de todos sus conciudadanos.

 

ESQUIVIOS, Don Domingo.- Por autorización, que le fue concedida por el Ayuntamiento en 11 de diciembre de 1835, introdujo en Cienfuegos las casillas movibles, construcciones que se hacían sobre pilotaje, y que, provistas de cuatro ruedas, podían removerse de su sitio, trasladándose a otro lugar mediante yuntas de bueyes. La que construyó Esquivios se destinó para establecer una pulpería, (como se llamaban entonces las tiendas de víveres) y estuvo situada en un solar inmediato al que ocupaba, en aquella época la cárcel. Sobre el solar de la pulpería de Esquivios se alza hoy el edificio del Casino Español.

 

ESTRADA Palma, Don Tomás.- Electo primer Presidente de la República de Cuba, después del cese de la soberanía española, desembarcó por Oriente y al trasladarse a la Habana, para tomar posesión de su elevado cargo, llegó a Cienfuegos, el 6 de mayo de 1902, a bordo del vapor “Julia” concurrieron a darle la bienvenida las Autoridades locales y se celebraron festejos en su honor. Durante su estancia en esta Ciudad, se alojó en la residencia del Dr. José de Frías y Cintra. Al día siguiente partió para Santa Clara. Visitó de nuevo a Cienfuegos, el 3 de octubre de 1903, en su viaje de excursión a Camagüey y Oriente.

ETCHEVES, Don José Romualdo.- Por el año 1821, residía en la colonia Fernandina de Jagua, de la que era un vecino influyente y en la que poseía algunos bienes.

 

 

<<VOLVER>>