Catedral de Cienfuegos

 

 

Entorno del Parque José Martí

La Catedral de Nuestra Señora de la Purísima Concepción

En la imagen, en la esquina inferior izquierda, se puede ver la  roseta de mármol que señala donde estuvo la majagua escogida por el alférez Bouyón para iniciar el trazado de la ciudad. En la roseta se destacan en color azul, el Mar Caribe y la Bahía; en verde, los campos aledaños; en carmelita claro, el contorno del Término Municipal; y en carmelita oscuro, el perímetro de la Ciudad, tal como es hoy.

 

 Un poco de historia

El día 8 de diciembre de 1820  (día de la Purísima Concepción) la Colonia Fernandina de Jagua  celebra su primera misa en un bohío de yagua y guano que estaba en el lugar que hoy ocupa el altar mayor de nuestra Iglesia Catedral. Ofició en la misa el Padre Antonio Loreto Sánchez (que era el capellán del Castillo de Jagua). Esta capilla tan rústica se conocía con el nombre de La casa de doña Sol o La morada de la gran señora.

Es en  1833 cuando comienza a construirse nuestra Iglesia Catedral contando el edificio con una  sola de sus torres (la pequeña). Su construcción fue dirigida por el   ingeniero norteamericano Santiago (James) Murria. En 1843 se coloca el marco para el retablo del altar mayor, así como las pilas y baptisterios. El edificio tiene 25 varas de ancho por 59 de largo, y está dividido en cinco naves; la principal tiene 16 varas de alto, lo mismo que el presbiterio. El orden arquitectónico es el dórico denticular en el interior y dórico mutular en la fachada.

 

 

<<VOLVER>>