La Jagua

 

La Jagua

De acuerdo con las tradiciones de los indios de Jagua, ésta fue la deidad que les enseñó las artes de la pesca, la caza y la agricultura, y su nombre, según el historiador Pablo L. Rousseau, significaba para aquellos fuente, principio, manantial y riqueza.

Según la mitología aborigen, Jagua era hija de Maroya, la Luna, y de su unión con Caunao, hijo segundo de Hamao y Guanaroca, nacieron todas las mujeres, mientras que de la unión de Hamao y Guanaroca nacieron todos los hombres. Esos hombres y mujeres dieron lugar a la formación de los pobladores de Jagua.

Jagua era también el nombre aborigen de la región cienfueguera y lo es de un árbol indígena muy abundante siglos atrás y que es representativo de Cienfuegos.

De sus frutos grandes y ovalados, de color parduzco que reunía en un catauro de yagua, Caunao, después de probarlos y encontrar en ellos abundante y regalado alimento; surge Jagua cuando un rayo de luna, hiriendo a los frutos en desorden amontonados, hizo brotar de ellos a ese maravilloso ser, joven, hermosa, risueña, de formas bellamente modeladas; de piel aterciopelada, color oro; de ojos expresivos, grandes y acariciadores; de boca roja y sonriente; de larga, negrísima y abundante cabellera.

De la  abundancia tiempo atrás de este árbol, la Jagua,  da fe Oliver Bravo (1846) cuando dice que en la jurisdicción de Cienfuegos “se encuentran árboles, arbustos y plantas tan variadas como útiles”, mencionando entre los primeros a la Jagua.

En el escudo de Cienfuegos, aparece representada una Jagua en producción que según los antiguos, al estar en estado de producción, simboliza la salud, caridad, esperanza y la abundancia.

SÍMBOLOS

Himno        Escudo        Bandera        Flor

 

Jagua

Procesión de la Inmaculada Concepción Patrona de la Diocésis de Cienfuegos

 

<<VOLVER>>