Antonio Hurtado del Valle

Antonio Hurtado del Valle - El Hijo del Damují -

_______________________________________________________________

 

MONUMENTOS DEL PARQUE MARTÍ: UN ENCUENTRO CON LA HISTORIA

Desde los tiempos de la fundación de la colonia Fernandina de Jagua a la fecha, el parque José Martí ha sufrido numerosas transformaciones, incluso cambió de nombre en diversas oportunidades hasta llegar a ser el bello parque que hoy nos empeñamos en cuidar y conservar.

Entre los elementos que han sufrido modificaciones desde sus orígenes a la fecha se encuentran los monumentos. En los tiempos de la colonia se colocaron los dos leones de mármol, que han cambiado de lugar y de pedestal en dos oportunidades, la estatua de la reina Isabel la Católica que por algunas décadas presidió el "Salón Serrano" y que cedió su espacio al majestuoso conjunto escultórico de nuestro Héroe Nacional, erigido en 1906 y esculpido por el artista italiano Giovanni Nicolini.

La primera glorieta construida para las afamadas retretas cienfuegueras, estrenada el 8 de diciembre de 1852, también cambió de lugar y de estilo constructivo, pues la vetusta construcción de madera, que se encontraba ubicada casi frente al actual teatro Terry, fue demolida y construida bajo los cánones del eclecticismo, en el lugar que actualmente ocupa, a instancias de Alejandro Suero Rodríguez, Alcalde de Cienfuegos en 1921.

Podemos decir sin temor a equivocarnos que Cienfuegos hasta 1919 fue una ciudad sin monumentos. No fue hasta la conmemoración del centenario de la fundación de la ciudad que, a instancias de Pedro Modesto Hernández, destacado intelectual cienfueguero, surge la idea de dotar a nuestra ciudad de monumentos representativos de nuestra historia, nuestra cultura y de nuestra identidad, financiados por distintas instituciones, corporaciones, asociaciones o por particulares.

De esa forma vemos surgir en los predios de la antigua "Plaza de Armas" o "Parque de la Independencia", nombres por los cuales se conoció el parque José Martí, numerosos monumentos y bustos identitarios de nuestra provincia.

Uno de los primeros monumentos que poblaron nuestro parque fue el busto dedicado a Antonio Reguera y Acea, patriota cienfueguero hecho prisionero apenas comenzada la guerra del 1895 y deportado a la isla africana de Ceuta, donde se enfermó de los pulmones falleciendo años más tarde en una cárcel madrileña. Reguera fue uno de los miembros del Partido Revolucionario Cubano y organizador de la Guerra Necesaria en territorio cienfueguero. En 1920 su amigo Antonio Monasterio quiso rememorar al patriota que fuera Antonio Reguera y costeó, de su fortuna personal, un hermoso busto esculpido por el célebre escultor español Vitorio Macho, inaugurado el 30 de agosto de ese año.

Un año después, en 1921 se levantan dos magníficos bustos dedicados a los poetas y patriotas cienfuegueros Antonio Hurtado del Valle y Clotilde del Carmen Rodríguez, conocidos con los seudónimos de: El Hijo y la Hija del Damují respectivamente. Ambos monumentos fueron esculpidos en mármol italiano de Carrara en los talleres de Fradeti Barata, en Italia e inaugurados el 24 de febrero, aniversario del Grito de Baire.

El 22 de abril de 1937 se inaugura un busto al doctor en medicina Alfredo Méndez Aguirre a instancias del Ateneo de Cienfuegos y esculpido por el artista cubano Alberto Boada. Méndez Aguirre fue un eminente cirujano que realizó la primera operación de apendicitis en la región cienfueguera, e introdujo la anestesia preoperatoria entre otros adelantos científicos.

En 1944, específicamente el 4 de julio es inaugurado el último de los bustos que integran el sexteto de los que rodean el parque , nos referimos al monumento erigido al benefactor Nicolás Salvador Acea de los Ríos, esculpido por el escultor cienfueguero Mateo Torriente Bécquer y costeado por suscripción popular. Nicolás Acea fue un rico comerciante y propietario de ingenios que amasó una gran fortuna y al no tener herederos legó gran parte de ella para construir y sostener las escuelas de Artes y Oficios "San Lorenzo" y "Santo Tomás", así como el Asilo de Ancianos " Acea".

Después de una breve incursión por la historia de algunos de los monumentos del parque Martí, invitamos a los lectores de estas líneas a que lo recorran y observen detenidamente, para que así puedan apreciar no solo las magníficas obras de arte que lo distinguen, y que son orgullo de todos los cienfuegueros, si no también para que conozcan algunas de las grandes figuras de nuestra historia regional y local.



Por: Alejandro García Rodríguez
Tomado de:  http://www.azurina.cult.cu

 

 

<<VOLVER>>