Orquesta Aragón

 

Orquesta Aragón: Todavía suena el son sabrosón 

Por Idania Machado 

 

Durante más de 60 años varias generaciones de cubanos han bailado y disfrutado la música de esta orquesta, que es hoy toda una institución en la cultura nacional

Mi abuela materna era muy bailadora. Se escapaba a las plazas de bailes de su época y hacía sufrir a mi abuelo, que no era muy agraciado para el ritmo. Y había que tenerlo. De otro modo, era imposible marcar el un dos tres, un dos, del contagioso cha cha chá tocado por los cienfuegueros de la Orquesta Aragón.

Mi mamá salió a mi abuelo, sin embargo, es fan de la agrupación y canta todos sus números de éxito. Cada lunes pone la emisora Radio Progreso para escucharla. Así crecí, oyendo la famosa orquesta. No es la que más me gusta, pero me hubiera encantado que ganara el Grammy 2002 con su disco Charanga Eterna. Esta institución musical, que ha marcado a varias generaciones de cubanos, se lo merecía.

Creada en 1939, por Orestes Aragón, en Cienfuegos, poco tiempo después pasó a manos de Rafael Lay, violinista que la dirigió hasta 1982, en que falleció. La hoy ancianita charanga se niega a sucumbir ante el empuje de salsa, timba, rap, hip hop, rock, pop y renace, quizá por la buena racha retro que toca a nuestra música y sobre todo por el tesón de su director Rafael Lay Junior de preservar la esencia sonora de la agrupación. Rafelito, como se le dice al joven heredero, se enfrentó a etapas difíciles. La salida de varios de sus miembros, algunos claves como el emblemático y fenomenal flautista Richard Egües; la jubilación de Pepe Olmos, voz y otrora figura rompecorazones del grupo; la salida de Felo Bacallao, también carismático cantante y bailador, fueron momentos difíciles, además de la introducción de un repertorio nuevo que no se comparaba con los de su etapa de oro. Parecía que el público que la seguía no asimilaba los cambios y a los nuevos no les interesaba ese ritmo contagioso pero algo arcaico.

Hasta la reina Isabel...

“Si tú oyes un son sabrosón, ponle el cuño, es la Aragón”, con esta introducción abren todas sus presentaciones, y es cierto que su timbre es inconfundible. El cha cha chá lo han llevado a disímiles escenarios del orbe y en países como México y Colombia han sido verdaderos reyes. Realmente se adueñaron del ritmo creado por Enrique Jorrín, quien con su orquesta creó clásicos como La Engañadora. Pero sin dudas, El bodeguero y Pare cochero, serían arrolladores temas en salones y plazas de baile, así como en radio y televisión.

Bolero chá, mambo chá, chaonda, danzón chá, derivaron de las fusiones que hicieron siempre con otros géneros. Tumbas, bongoes, pailas, cuerdas, piano y bajo se acomodan para los solos inolvidables en su momento de Egües y ahora de Eduardo Rubio, quien tiene la difícil tarea de estar en la plaza del antiguo maestro.

Con el sello disquero Lusáfrica, la Aragón se ha colocado de nuevo en un sitial especial dentro y fuera de la Isla. Su nominación para el Grammy 2002 con Charanga Eterna, es prueba de ello. En esta grabación participaron estrellas de la valía de Omara Portuondo, Dama del Buena Vista Social Club; Felo Bacallao; el africano Papa Wemba y Cheo Feliciano. Y habrá más. Después de Charanga..., los aragonísimos se han renovado. Y como antes fusionaron, esta vez lo hicieron, nada menos que con rock and roll y con rap. Aragón en route, es el último álbum salido al mercado. Viene caliente, como diríamos los cubanos. Incendiará las pistas de los bailadores porque desde su esencia musical se funde en sonoridades de estos tiempos. Además, algo muy especial es que está grabado de una manera atípica. Se realizó con participación del público en los estudios de Radio Progreso, su casa prácticamente. “Se hizo con todos juntos, de arriba abajo y sin ediciones” explicó Rafael Lay en una presentación del CD. La energía que recibían los músicos del público, que hasta bailaba, se siente.

Ahora están de moda los decanos de la música cubana. Compay Segundo al frente de la batería pesada seguido por los integrantes del Buena Vista y entre las agrupaciones la orquesta Aragón, que viene sonando duro para recuperar su trono. Aunque no lograra el éxito de los 50, siempre será una charanga eterna.

Orquesta Aragón

Charanga Eterna

Lusáfrica, 1999. LU 220 l Grabado en La Habana, 1999 l Producido por José Da Silva l

Rafael Lay Bravo: violín, voz l Dagoberto González: violín l Lázaro González: violín l

Celso Valdés: violín l Guillermo García: congas l Inocente Álvarez: timbales l

José Palma: güiro l Eduardo Rubio: flauta l Roberto Espinoza: bajo l Orlando Pérez: piano l Ernesto Bacallao: voz l Juan Carlos Villegas: voz l Armando Amezaga: voz l Omara Portuondo: voz l Felo Bacallao: voz l Papa Wemba: voz l Cheo Feliciano: voz l Pablo Santamaría: voz l Pancho Amat: tres l Juan Verdera: violoncello

Temas

Así son Boncó (That’s How the Boncó Are); Siboney; Me boté de guano (I’m a Tough Guy); No quiero llanto (I Don’t Want Crying); Arrímate pa’ cá (Get a Little Closer);

Para sentirme mejor (So I Can Feel Better); Son al son (Son to Son); El paso de Encarnación (The Rhythm of Encarnación); La reina Isabel (Queen Elizabeth); Guacharumba; Mi son es un vacilón (My Son Is Like No Other); Bruca maniguá; Qué camello, qué salchicha (What a Camel, What a Sausage).

Arreglos de Rafael Lay Apezteguía, Tony Taño, Rafael Lay Bravo, Richard Egües y Dagoberto González.

Arrangements by Rafael Lay Apezteguía, Tony Taño, Rafael Lay Bravo,

Richard Egües and Dagoberto González.

 

Tomado de: Revista Prisma

 

 

Plano del puerto de Xagua

Aragón, la charanga eterna

Asociacionismo de la Emigración Española a Cienfuegos en el Siglo XIX

 

<<VOLVER>>