De 1873 a 1878

 

De 1873 a 1878

 

La Republica en España favorece a Cuba 

– Otra vez la Revolución en Las Villas –

 

              En 1873, por haberse implantado en España el régimen republicano hubo una reacción favorable.

              Los adelantos continuaron. Se construyo el parque de la Aduana, se organizó el servicio médico municipal y la policía; se estableció el riego de las calles y el 25 de abril llegó, por fin agua abundante y fresca a la Villa, por haberse terminado el acueducto de Jicotea, gracias a los empeños del Sr. Francisco Fernández Corredor.

              En los primeros días de 1875 celebraban los centros regionales de la Villa, con bailes, salvas, fuegos artificiales, etc, la restauración de la monarquía en España, cuando el día 5 de enero interrumpió estas fiestas y alegrías la noticia inesperada de que el General Máximo Gómez, con 800 infantes y trescientos de caballería habían invadido las Villas. Ese mismo día las fuerzas cubanas atacaron y tomaron la población de Jíbaro, pertrechándose la infantería que venía escasa de parque; luego se le rindió al Jefe cubano el fuerte de ranchuelo donde se apoderaron de cien fusiles Remington y unos cuarenta mil tiros. A su encuentro salió el General Varela con tres mil Hombres y le fue imposible impedir el avance triunfante de las huestes cubanas.

 

Éxitos de los Cubanos

 

              El General Máximo Gómez nombró jefe de la división de Cienfuegos al cienfueguero José González Guerra, quien invadió con sus doscientos hombres de caballería el llano, y con trescientos de infantería, al mando del Coronel Cecilio González, las lomas, donde se le rindieron dos fuertes.

              Este año se quemaron muchos ingenios y potreros, los cubanos tomaron muchos fuertes, llegando hasta el Castillo de Jagua. El gobierno español fortificó la Villa, creó impuestos, hizo un empréstito de $500,000 y llegó a la Villa un batallón que los hacendados tenían que mantener y pagar.

              El día que cumplía Cienfuegos 56 años de fundado, esto es, el 22 de abril de 1875, fueron atacadas por la retaguardia las fuerzas de Cecilio González por la caballería española de Cruces, en Palma Sola. La caballería española atacó la impedimenta que se componía  de ochocientos hombres desarmados, de los que no pudieron matar más que treinta, pues la caballería mambisa hizo una heroica defensa de aquella impedimenta, pero perdieron muchas acémilas de las que traían cargadas de ropas y víveres, que huyeron por los montes.

              Faltos de recursos el Ayuntamiento hizo un empréstito de $22,000 y aún Valmaseda ordenó que se hiciera un fondo llamado de guerra con las economías

 

Don Antonio Hurtado del Valle (El hijo del Damují)

 

              Este año perdió Cuba un gran patriota, el poeta cienfueguero D. Antonio Hurtado del Valle, quien después de hacer una campaña intensa a favor de la libertad en distintos periódicos, al estallar en Cienfuegos el movimiento revolucionario fue uno de los primeros en acudir a empuñar las armas para luchar por la independencia, alcanzando por hechos heroicos el grado de Coronel. Fue diputado por Las Villas en la Cámara de Guáimaro y más tarde subsecretario del interior, del Gobierno Revolucionario.

              En 1874 había compuesto en la manigua su canto guerrero A las Villas, improvisado el día que el bravo ejército decidió invadir las villas. También había publicado en años anteriores dos tomos de poesías y murió en el campamento La Sacra, víctima de una infección palúdica, en 1875.

 

Mas Triunfos Revolucionarios

 

              En 1875 la comunidad china inaugura en el Paseo de Arango un teatro chino con la ópera Yan Kuey.

              En febrero de 1876 se dio una de las acciones más importantes de esta guerra que duró diez años. El jefe de las fuerzas revolucionarias de Cienfuegos supo que en Manaquitas se hallaba un batallón de artillería (que se componía de 600 infantes) y la guerrilla nombrada de Rodríguez Cobre (la que tantos cubanos indefensos atropelló y mató en esa guerra) compuesta por 80 hombres.

              Una vez a la vista González de Guerra lanzó a riendas sueltas sus trescientos hombres que atacaron llenos de coraje. Rodríguez Cobre huyó al fiero ataque, dejando abandonado a sus compañeros y la infantería española se dividió en grupos para la defensa, más los grupos desaparecieron aniquilados por la bravura insurrecta, que cuando en el pecho del hombre se alberga la libertad y en la conciencia la justicia y el derecho, uno vale más que dos.

              Días después, en un sangriento combate en <<Baraguá>>, contra dos mil infantes mandados por el Brigadier español Bonilla, resultó el Brigradier González herido en una mano. Infectada la herida le atacó el tétano que causó la muerte a aquel heroico cienfueguero que tanta falta hacía a la libertad cubana.

              En otro fiero combate obtuvieron los cubanos una gran victoria, cuando se apoderaron del ingenio Pedroso. De Lajas salieron para atacarlos los engreídos Chapelgorris de Guamutas y los voluntarios en combinación, los que se dirigieron a Pedroso.

              Los dos escuadrones cubanos los esperaron en el batey y les cargaron con tal furia que voluntarios y chapelgorris huyeron a la desbandada, dejando cadáveres en la contienda.

              En esta época gobernaba a Cienfuegos el Coronel Gómez Lobo, y se estableció el cable submarino entre Batabanó, Cienfuegos y Santiago, quedando unidos con Estados Unidos y Europa. También quedó establecida la comunicación directa por vapor con Nueva York.

              En 1877 atacaron los cubanos a Rodas, y operaron en todas direcciones, llegando hasta muy cerca de Cienfuegos.

 

Enrique Revé (el inglesito)

 

              En agosto de este año de 1877 perdió la revolución uno de sus más bravos jefes, el norteamericano Enrique Revé (el Inglesito): hombre valiente, sincero y justo, abrazó la causa cubana. Llegó a Cuba en la expedición traída por el General Jordan en el vapor Perit, cuando contaba unos diez y ocho años y fueron tantos sus hechos heroicos junto a Agramonte y a Gómez, que llegó a alcanzar el grado de Brigadier y el mando de la caballería camagüeyana; Máximo Gómez lo designó como Jefe de la Vanguardia de las fuerzas invasoras a Occidente, extendiendo sus operaciones hasta Aguada de Pasajeros, Real Campiña, Cartagena y Yaguaramas, llegando hasta Colón. Con cuarenta jinetes atacó la guerrilla del <<Batallón del Orden>>. Los españoles huyeron parapetándose tras un monte; pero la guerrilla del <<Batallón Alba de Tormes>> acudió al oír el fuego.

              Atacados los cubanos por la retaguardia se vieron precisados a retirarse, dejando en el campo, muerto a su heroico jefe.

              Las guerrillas tenían cada una más de ciento veinte hombres. Recogieron el cadáver del <<Inglesito>>, lo trajeron a Cienfuegos como trofeo envuelto en cuero de res y lo expusieron desnudo detrás del Hospital de Caridad.

              En este mes, el Coronel Gómez Lobo fue sustituido por el Coronel Arístides de Santalis quien a fines de octubre fue sustituido por el Coronel Barrinaga.

 

Decadencia de la  Revolución Cubana

 

              En noviembre de 1877 llegó a gobernar a Cuba el General Arsenio Martínez Campos, con el empeño de pacificar la Isla. Con los amplios poderes que traía, desoyó las intransigencias de los voluntarios e integristas y comenzó a desarrollar una política suave y de atracción, prohibiendo que se fusilara a los prisioneros de guerra, atendió a las familias de los presos, de los que puso algunos en libertad.

              En este año un huracán azotó a la Villa; algunas ráfagas de viento alcanzaron una velocidad de treinta y dos metros por segundo. El agua de mar subió cuatro pies su nivel e inundó muchas calles causando grandes desperfectos por todas partes. También quedaron libres según la Ley Moret 3594 negros esclavos, unos por haber cumplido ya más de sesenta años y otros por haber nacido después de 1868. esta ley española fue provocada por los revolucionarios cubanos al declarar libres a sus esclavos.

              Por intrigas entre algunos jefes cubanos la revolución había perdido gran fuerza. Ya el General Máximo Gómez no era jefe de Las Villas sino el General Carlos Roloff, ¡Que espectáculo más doloroso es ver a una sociedad, a un pueblo, a la humanidad entera, olvidar los sacrificios de los que ya no existen, cerrar los ojos y taparse los oídos para no ver la tragedia ni oír el clamoreo de los que agonizan y perder el bien común por la ambición y las intrigas de algunos cuantos insensatos! En estas condiciones y con la política de atracción de Martínez Campos, llegó el año 1878.

              En este año se estableció la Junta Local de Sanidad y se efectuaron los primeros bautizos protestantes por el Ministro bautista Wood, que sostenían un colegio gratuito.

              El gobierno español, a Cargo del General Martínez Campos había dictado un decreto concediendo indultos a los que sufrían prisión por delito de infidencia, o sea por actos políticos favorables al ideal de independencia y después el sobreseimiento de las causas que estaban sujetos. También había sorprendido los embargos de bienes que habían sido confiscados a los cubanos, alzó los destierros y otorgó otras concesiones para atraer a los elementos armados a la paz.

 

La Paz del Zanjón y Protesta de Maceo y su Contingente

 

              El 10 de febrero de 1878, se puso término a la cruenta guerra de los diez años, mediante el pacto llamado de <<El Zanjón>> (celebrado en un lugar de la provincia de Camagüey llamado así), entre el Jefe Supremo del Ejército Español, General Arsenio Martínez Campos y el Caudillo de las fuerzas cubanas, Generalísimo Máximo Gómez.

              En honor a su memoria y como un hecho histórico que puso a salvo el honor y la dignidad cubana, debemos consignar aquí que el General Antonio Maceo y todas las huestes libertadoras que luchaban a sus inmediatas órdenes, protestaron del pacto consumado y acordaron proseguir combatiendo por la libertad de Cuba. Pero desgraciadamente no pudo hacer llegar a la práctica su heroico pensamiento, porque sus fuerzas eran muy pequeñas comparadas con las del gobierno español y, además, la revolución y el país estaban ya cansados y casi agotados como consecuencia de la lucha armada sin tregua, que hacia diez años se venía sosteniendo y no tuvo el apoyo del pueblo en aquel supremo momento en que era más necesario. Y Maceo, con dolor de su corazón, emigró de Cuba con varios compañeros.

 

Un Cienfueguero Ilustre. Juan Manuel Planas y Sains

 

              Ingeniero eléctrico, investigador geográfico, novelista y periodista. Nace en Cienfuegos el 24 de noviembre de 1877. Se gradúa en la Universidad de Lieja en Bélgica de Ingeniería Eléctrica y en Cuba matricula periodismo en la Escuela profesional "Manuel Márquez Sterling".

              Es miembro y fundador de muchas instituciones como: Círculo Hispanoamericano de Lieja (1904) Sociedad de Investigaciones Históricas y Geográficas de Cuba (1910),Sociedad Geográfica de Cuba siendo su presidente de 1928-1936. Es nombrado en Bélgica, Caballero de la Orden de Leopoldo II y en Cuba "Cienfueguero ilustre".

              Funda como periodista el "Boletín de la Sociedad Cubana de Ingenieros", "Siempre alerta", entre otros y redactor de "El Fígaro", "Cuba y América", "Revista Bimestre Cubana". Su novela "La corriente del Golfo" (1920) se considera el primer intento de novela de ficción científica de la literatura cubana. Muere en La Habana el 13 de julio de 1963.  

 

Historia de Cienfuegos de 1878 a 1894

La Bella Durmiente

 

<<VOLVER>>