¡Aquí, en Cienfuegos!

 

¡AQUÍ, EN CIENFUEGOS!

 

¡Qué bueno amanecer aquí en Cienfuegos

viendo el sol aparecer por La Juanita,

y saber que está el mar ahí, qué bueno

sentir que la ciudad palpita!

 

¡Qué bueno oír la banda en la glorieta

y que no haya sirenas de bomberos,

y en el parque, sentado, algún poeta

que insiste en que sea verde el aguacero!

 

¡Qué bueno navegar por San Fernando

y anclar en cada esquina, y al espejo

de las vidrieras ver a Paco

o a Pascual, un poquitín más viejos!

 

¡Qué bien soltar la vela por El Prado

al compás de un concierto de gorriones

y ver el banco de un día de enamorados

y algún nieto cabalgando en “los leones”!

 

¡Qué bueno oír la música diaria

de vida que se estrena entre culeros

y ver cerrada al pasar la funeraria,

y oír a abuela cantando algún bolero!

 

¡Qué bueno deslizarse por Castillo

esquivando a un carretón o a un heladero,

qué bueno ir a comprar, o a darle brillo

a mis zapatos cada vez que puedo!

 

¡Qué bueno que en Villuendas hay guateque

y está Luis Gómez cantando su tonada

y en los portales, sentada en un taburete

alguna novia lo escucha enamorada!

 

¡Qué bien por la Calzada, a puro pie,

ir oyendo una historia en cada esquina

pelarse con Pedrín, tomar café,

y encontrarse con Felito Molina!

 

¡Qué rico que la noche me sorprenda

allá en el malecón, y que un pesquero

se vaya paso a paso a su contienda,

y le tire una foto un extranjero!

 

¡Qué bueno irme a dormir tan cotidiano

y feliz de mi almohada y de mi sueño,

en mi noche, en mi cama, en mi cubano,

pedacito de mundo de ser dueño!

             

Roberto Novo

 

 

Perla del Sur

Paseo del Prado

Conversaciones con Chito Corua. Samuel Feijo

 

<<VOLVER>>